Acabar con las Bases de la Violencia: Tratar los efectos de la violencia institucionalizada en niños y cuidadores

La violencia doméstica, desgraciadamente, es algo común en EE.UU. Se están realizando muchos esfuerzos en ofrecer protección y ayuda a las víctimas de la violencia, sin embargo, pocos esfuerzos se dirigen a entender y tratar la violencia de raíz. La violencia institucionalizada, de carácter médico y social, contra los niños, embarazadas y parturientas, y contra sus parejas, es un factor determinante del ciclo de violencia doméstica que puede ser fácilmente identificado y tratado.

Algunos, por no decir cualquiera de nosotros, abusamos intencionadamente de niños, madres o padres. Sin embargo, numerosos estudios y pruebas clínicas indican que la rutina de cuidados recibida antes, durante y después de dar a luz, ha causado durante décadas, de forma generalizada, un sufrimiento innecesario que deja a los niños y sus familias marcados con traumas sin resolver ni diagnosticar.

El trauma vivido durante episodios tempranos implica una serie de consecuencias físicas, emocionales y psicológicas a largo plazo. Los bebés se ven fuertemente afectados por el sufrimiento de sus madres, incluso de ambos padres o cuidadores, antes y después del nacimiento. Un desarrollo físico, psicológico y social íntegro requiere un ambiente de confianza donde las necesidades del bebé y de los cuidadores se vean satisfechas, ya que un trauma temprano sin resolver y el abuso están asociados con desórdenes psicológicos, sin olvidar la perpetuación de la violencia. Por tanto, entender y tratar la negligencia y el abuso en las primeras etapas es crucial para acabar con la violencia.

NotJustSkin pretende identificar y tratar este tipo de trauma institucionalizado de niños y cuidadores adultos. Como ejemplos del modelo social bajo el que, de forma indirecta, se da el trauma en embarazadas y bebés de manera regular, nos encontramos con la restricción del comportamiento materno natural, la inducción al parto de forma artificial, ambientes intimidantes, drogas y anestesia, nacimientos mediante cirugía o bien mecánicamente asistidos, la práctica habitual de separar a los bebés de los padres, y la circuncisión.

Aunque el trauma por nacimiento y el estrés derivado puedan ser curados de manera efectiva, antes deben ser reconocidos.

NotJustSkin ha iniciado una serie de programas basados en la concienciación de como la violencia esta relacionada indirecta y directamente con las primeras etapas de la vida. En estos programas, los ejercicios interactivos llevan a concienciar a los participantes de las necesidades e intereses de los niños y cuidadores, haciendo énfasis en las necesidades específicas de cada comunidad. Estos programas están pensados para científicos, médicos y para aquellos interesados en obtener información.

Contacte con nosotros para solicitar un programa para su organización.

Published Tuesday, December 15, 2009 - 19:13; Last updated Tuesday, December 15, 2009 - 19:17